12974502_10209326907513443_634183406167377585_n

Por: Oscar Sánchez
@El_Voice
Fotos: Liliana Estrada

12:34 pm del sábado 9 de abril de 2016, ciudad de México. Última parada: Foro Pegaso, San Mateo Otzacatipan, Toluca de Lerdo; al menos eso indica Google Maps. Festival Ceremonia 2016, celebración de la que se espera música, bebidas frías, comida sustanciosa, rostros alegres, cuerpos descubiertos al sol y una jornada de maratónicos movimientos, patrocinados –por supuesto- por los elevados decibeles de artistas nacionales e internacionales.

Después del registro y las primeras bebidas para relajar el cuerpo, la banda comienza la fiesta escuchando a lo invitados iniciales de la tarde, esas bandas que la mayoría no conoce, pero los que sí, saben que su trabajo es recomendable y lo más importante, saben que pueden poner a bailar a los extraños.

Así lo demostraron, Marineros, dueto chileno integrado por Soledad Puentes y Constanza Espina, su música se escondía entre el pop y existencialismo. Sus acordes nos recordaban algunas rolas de The XX o The Cure, vaya sorpresa para iniciar la festividad.

El sol no daba tregua, abrazaba con ganas. El cuerpo hacía que las calorías acumuladas por la semana poco a poco se escurrieran por los cuerpos de torsos desnudos y en algunos casos, ataviados con camisetas livianas, pantalones cortos y vestidos delicados que se movían al compás de los Los Blenders. Música con desparpajo que inauguraba las actividades en el Escenario Corona y que ya tenía una cantidad importante de asistentes.

Mientras poco a poco la gente comenzaba a descubrirse para colocarse el bloqueador solar, bandas como Jesse Baez, C. Tangana, promovían los coros masivos. Frente al escenario Vans “Off The Wall”, lo único que se vislumbrada eran rostros felices. Los  lentes de sol reflejaban las sonrisas mutuas, vasos en la diestra y la siniestra en todo lo alto moviéndose en el aire o viceversa.

El ambiente era más que cordial, las instalaciones del foro pertinentes, todos los servicios estaban bien ubicados, los gritos y la adrenalina anunciaban un tremendo juego mecánico, cortesía Vans. Zona de food trucks y souvenirs, aderezaban la experiencia y a penas estaba comenzando.

12936580_10209326910273512_3329316933475544166_n

El sol no daba tregua, seguía tan abrazador en el cénit, tampoco quería perderse la presentación de grandes invitados como Salón Acapulco –que regalaba con desparpajo la cachondería y el sabor de la costa, en pleno Estado de México-, Ryan Hemsworth, con sus beats paradisiacos y refrescantes, Thundercat, un consentidazo que regalaba sus tracks atascados de jazz, funk, pop, hip hop y por supuesto música electrónica.

La banda no daba crédito de lo que estaba pasando, si bien es cierto que los festivales en México ya son una realidad, también es cierto que levantar uno como éste con talento nacional e internacional sigue siendo una labor titánica. Ceremonia poco a poco se acerca a esas alturas, sino es que ya lo está.

Chicos y grandes, familias, grupos de amigos, medios, aliados y patrocinadores hacían de esta experiencia algo especial. Las expectativas se disipaban, no sólo era escuchar música e ir a beber, era ir a vivir una experiencia, adiós prejuicios de no conocer a ninguna banda, hola a entregar el cuerpo a los gritos, risas, emociones, a la comunión de entendimiento y respeto.

La tarde comenzaba a aligerarse, eran las 19:10 y el sol ya no estaban tan gandaya. Anderson .Paak hacía sudar el escenario Vans. Funk, Rhythm and blues, Soul despedían los últimos rayos de sol que desde el confín del horizonte que decía adiós al cielo de Toluca, dibujando tonos naranjas.

Así es como Bob Moses, RL Grime, Gesaffelstein, hacían que la noche encontrará su lugar, en sus presentaciones ya se podían ver a miles de personas compartiendo un sentimiento; la fiesta perpetúa.

Al filo de las 22:00 hrs, todo estaba listo para que el escenario Vans “Off The Wall”, viera el regreso de una banda consentida, un clásico de 1992 y que ampliara el panorama de la música electrónica de la época, Titán.

Este trío electrónico confirmó su calidad y talento. Mientras Emilio Acevedo, Julián Lede y Jay de la Cueva hacían lo suyo sobre el escenario, miles de pies removían el césped y levantaban la fiesta; confirmando así su emoción por ver su regreso.

11219529_10209326934754124_6450704399268359020_n

La luna en el cielo se asomaba discreta, apenas una uña se dibujaba en las alturas, la discreción del satélite no coincidía con la amalgama de emociones que se vivía abajo, al ver sobre el escenario a tremendos artistas como NAS, que con su flow  ponía los puntos sobre las íes. Por cada pieza interpretada Nasir bin Olu Dara Jone, agradecía y no deja de recordar su amor por México.

Flume y Disclosure, nos entregaron  actuaciones memorables, el público ya había acompañado cada instante del festival, las memorias seguían registrando las pulsaciones y las melodías. Aplausos, chiflidos y gritos agradecían la presencia de estos headliners.

Al filo de la madrugada y con el frío resbalándose por la piel, Z-Trip cerraba las actividades, que sólo los más intrépidos se quedaron a atestiguar. El maestro de las tornamesas constató por qué es uno de los mejores DJ´s en el mundo.

03:00 a.m. del domingo 9 de abril de 2016, San Mateo Otzacatipan, Toluca de Lerdo. Última parada: ciudad de México; al menos eso pide el cuerpo después de vivir una edición más del Festival Ceremonia 2016, una celebración que se destacó por las propuestas frescas y desenfadadas, una fiesta que no necesitó actos súper estrellas, para entregar una reunión sincera, fresca, única, leal…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.