La pandemia nos ha afectado a todos. Miles de empleos perdidos y el golpe a la economía ha sido una losa pesada para una cantidad innumerable de personas. Erendira Bañuelos es uno de estos casos.

La joven mexicana perdió su empleo durante la pandemia, lo cual marcó un fuerte golpe en su vida y en su economía familiar. No obstante, esto no la detuvo; por el contrario, fue el empujón que la llevó a adentrarse en el mundo emprendedor. Tras varias ideas fallidas en el camino, creó Boutique Erelli, empresa que impulsa a marcas mexicanas de belleza y cuidado personal.

La boutique trabaja con marcas que deben tener algunas características, entre ellas, que sus productos sean orgánicos, libres de crueldad animal, sin químicos y que sean totalmente hechos en México. Su propósito: poner a disposición de los consumidores todas estos productos mexicanos de gran calidad, pero que no tienen la suficiente publicidad para llegar a un mercado más amplio.

La emprendedora señala que su modelo de negocio se basa en membresías mensuales; sin embargo, entiende que, como ella, pueden existir otros emprendedores que están pasando una situación difícil, por lo que “si hay empresas que quieren participar con la boutique y no tienen dinero, podemos arreglar la manera de trabajar y vemos cómo podemos ganar ambos. No estamos cerrados a nada, queremos ayudar”.

Las marcas que trabajan con la boutique pueden usar a la tienda como plataforma para ofrecer sus productos y servicios, ya sea a través de la página web y en la tienda física (ubicada en Insurgentes Sur 216). Además, les da el impulso que necesitan, como publicidad, fotografía para sus productos, exposición en bazares y todo lo necesario para que su marca sea reconocida. Bañuelos señala que se trata de un “ganar-ganar” para ambos.