Hace unos días tuvimos la oportunidad de charlar con los señores de ATMA, un proyecto relativamente nuevo, quienes nos contaron un poco sobre su música y su banda.

 

¿De dónde surge el proyecto ATMA?

Guido: Todo empezó cuando se me acercó Mika (bajista), él tiene un proyecto de DJ, para que produjéramos juntos su disco y tras unos meses de estar trabajando, vimos que coincidíamos en gustos musicales y se nos antojó hacer algo con todas estas influencias nuevas y viejas, desde The Cure hasta Tame Impala, pasando por Royksopp. Obviamente sin tratar de copiar nada, si no hacer una voz nuestra.

Empezamos en enero y de ahí le hablamos a Charlie (guitarrista), quien toca con Allison y a quien conocí cuando estuve coproduciendo el disco de su banda. Desde entonces habíamos platicado armar algo juntos y se nos unió por ahí de febrero, luego le llamamos a Leo (batería) y así se dio la alineación.

¿Cómo lograron conjugar todas sus influencias y crear un sonido propio?

Guido: Lo que tienen en común todas las bandas que nos gustan, es que son muy netas, que lo que les nace del alma en el sentido artístico y que es música seria y algo melancólica, además mezclan elementos acústicos con elementos electrónicos y y digamos que pusimos todo eso en la licuadora y llegamos a lo que hoy tenemos.

 

¿Cómo definirían su música?

Mika: Es un híbrido entre rock y música electrónica, algunas canciones del disco tiene ritmos más latinos, aunque todas las canciones tienen como una base electrónica pero se mueven por varios lados.

Guido: Hay batería real y electrónica, hay guitarras eléctricas y acústicas, hay percusiones; justamente como todas esas bandas que nos gustan. Si tú escuchas a Phoenix o Tame Impala mezclan baterías electrónicas con reales, todo es encontrar el balance entre lo acústico y lo electrónico.

Mika: Es apoyarse en eso, que sólo sea un elemento más pero no cien por ciento electrónico.

 

En cuanto al álbum, ¿qué nos pueden platicar sobre la producción?

Guido: Fue algo que nos gusta llamar la licuadora, que es llegar emocionados con música que habíamos escuchado o por algo que nos movió y empezar con esa conversación, como una revista musical y tomar esa energía y diversión para convertirla en música.

Es siempre tener los ojos y los oídos bien abiertos a ver qué está pasando, esa ha sido la forma en que las canciones se han gestado.

Con una idea se dejaban llevar y surgía la magia…

Guido: Sí, llegábamos con un “a mí me gustó esta nueva banda”, lo poníamos en la mesa y veíamos que es lo que nos gustaba de cada ejemplo; los bajos de NIN o los de Royksopp.

Charlie se compró un minimoog y con eso empezó hacer una base y era como pintar un cuadro con pedazos que nos gustaban, sin la idea de copiar, si no de tomar el molde de aquello que nos gusta y plasmarlo.

¿Cómo es que preparan sus presentaciones?

Leo: Hemos estado trabajando en cuestiones visuales y show de luces, lo que buscamos es que vayan de la mano con la música, que no sólo sea ver a unos tipos tocando ene el escenario, si no que sea toda una experiencia visual. Buscamos que cada canción sea un personaje, que muestre una personalidad.

Vamos a tocar en el Caradura el 16 de noviembre, que ya está en puerta y luego en marzo en el Grito Latino, que es como él Vive Latino de Costa Rica.

Guido: Otra cosa interesante en vivo, es que Leo toca batería electrónica en un híbrido con acústica, igual nos vamos rotando Charlie y yo en el bajo y la guitarra, en otras canto y así nos vamos rotando, hacemos algo de percusión o metemos sampleos electrónicos.

Síguelos en sus redes sociales

https://www.facebook.com/AtmaMusicMxOficial/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.