UNA CEREMONIA CON EXPERIENCIAS INOLVIDABLES

Foto: Luis Avilés

Por: Ángel Santillán

El clima era más que perfecto para uno de los días que el Estado de México se engalanaría una vez más con otra edición Ceremonia, un festival que se ha metido de lleno entre los favoritos de muchas personas gracias a los artistas de talla mundial que conlleva su cartel, así como también del talento mexicano emergente del momento.

El calor, a pesar de ser sofocante, era un gran indicio que no habría lluvia y por ende, tampoco lodo en el Foro Pegaso que bien conocemos es un lago de tierra cuando eso sucede. Afortunadamente eso no sucedió para los miles de asistentes que se congregaban a pesar de que esta edición ha sido de las menos entradas ha tenido ya que realmente lucían vacíos los escenarios en ocasiones.

El dúo Tayrell abrió el festival en el escenario Ceremonia con un gran Dj set repleto de Nu Disco y Funk que puso a dar los primeros pasos de baile de los asistentes. En el escenario Corona, le siguieron las chicas tijuanenses Mint Field quienes ofrecieron un muy buen show de Post Rock y Shoegaze presentando su álbum debut ‘Pasar de las Luces’ con el que se ganaron el cariño y los aplausos justo cuando el sol ardía en plenitud.

Fotos: Ernesto Pareja y César Oria

En el acto siguiente, Girl Ultra con su encanto nos dejó en claro que el R&B es español es un género que llegó para quedarse por al menos un buen rato. Originario de California y con raíces mexicanas, Cuco se presentó por primera vez en nuestro país con gran éxito ante un público que en su mayoría era muy joven, a los cuales conquistó con sus canciones de distintos géneros como el Indie Rock, la electrónica e inclusive el Trap.

Juegos mecánicos, stands de marcas, foodtrucks, cerveza y las ya clásicas mil y un selfies de las chicas para presumir sus outfits en redes sociales, eran lo que rodeaba por el paisaje del Foro Pegaso cuando se recorría por sus esquinas. Mientras tanto, los cantantes de Trap provenientes de Barcelona, España, Pimp Flaco y Kinder Malo ponían a saltar a sus fanáticos que los apreciaban por primera vez en México, a la vez que A. Chal también lo hacía en el escenario Ceremonia en un lapso de mas o menos unas tres horas que el género Trap se apropió del festival en todos los escenarios incluyendo la Carpa Camp Roswell donde el Dj y productor Berhana se presentó con su Dj set.

Fotos: Ernesto Pareja y César Oria

Los colombianos Bomba Estéreo explotaron con si ritmo latino e hicieron el primer gran baile de la tarde con todos sus hits, para después cederle la batuta a Mura Masa, el productor británico que también visitó por primera vez México y encantó a toda persona que presenció su acto justo en la puesta de sol al caer la tarde.

Del otro lado, otro visitante británico primerizo de nuestro país ya empezaba su repertorio; King Krule y su magnífica  banda con músicos excelsos nos soltaron canciones de su nuevo material ‘The OOZ’ éxitos como “Easy Easy” y “Rock Bottom” que catapultaron a Archie Marshall (nombre de pila de King Krule) al estrellato siendo todavía bastante joven. Uno de los mejores actos del festival, sin duda.


Regresamos corriendo al Corona porque Caribou, por primera vez con full band en México, ya estaba empezando su setlist con “Our Love” y siguiendo con “Silver“, para después ejecutar “Jamelia“, “Bowls” y cerrar con “Can’t Do Whitout” en un Live liderado por Dan Snaith muy esperado por muchos años ya que la primera vez que vino sólo fue en Dj set abriéndole el concierto a Radiohead. Por eso las ganas de Caribou de seguir tocando para el público mexicano que se le entregó, pero que los organizadores ya no los dejaron.

En la Carpa Camp Roswell, el venezolano Arca nos sorprendió con su Dj set en el que mezcló desde Techno, Trap, Rock y hasta cumbia y canciones folclóricas venezolanas, mientras el artistas bailaba de manera provocativa y se desenvolvía por todo el templete entre fuegos artificiales y visuales divertidos, perturbadores y hasta sexuales que se proyectaron detrás de él en “una noche para desencadenarse y divertirse“, justo como lo mencionó después de mencionar su amor hacia México.

Foto: César Oria

Los raperos-traperos estadounidenses Rae Sremmurd, quienes subieron a un pequeño niño sin playera a bailar con ellos, dejaron caliente la pista para darle paso a Soulwax que pese a su retraso de casi 15 minutos dado a la instalación de todo su armamento audiovisual, se les perdono todo una vez que comenzaron para no parar hasta el final, en un repertorio que fue una cadena de canciones sin pausa para nuestros pies que lo bailaban todo al ritmo de las tres baterías y sintetizadores enormes característicos del proyecto de los hermanos Dewaele, en una experiencia inolvidable y colosal de uno de los actos mejores ejecutados en vivo que su servidor haya presenciado.

Para finalizar, Four Tet ya estaba a más de la mitad de su live en la Carpa Camp Roswell que clausuró aún con muchos asistentes ya en estado etílico por el cansancio, el sueño, la cerveza y las drogas varias que se metieron, seguían bailando como en cámara lenta al borde las 3:00 am de la madrugada, en algo que encuentro yo como la mayor descripción de lo que es el nombre del festival.

Ceremonia, a pesar de tener algunas fallas técnicas como la falta de agua potable y cerveza en muchos puntos de venta, aún a tempranas horas del festival, fue una experiencia agradable como siempre.

Hasta el próximo año, Ceremonia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No comments yet.

Join the Conversation