TESOROS VIVOS DE CHILE DIALOGAN CON LOS TOTONACAS EN CUMBRE TAJÍN 2015

Tesoros Vivos Chilenos_003

  • Una delegación de creadores chilenos de diversa procedencia (Aymaras, Mapuches y Quinchamalinos) intercambia conocimientos con los maestros del Centro de las Artes Indígenas (cai).
  • Los visitantes han sido declarados Tesoros Humanos Vivos de Chile por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de dicho país, galardón respaldado por la unesco.

Durante la décima sexta edición de Cumbre Tajín, del 19 al 23 de marzo, creadores Aymaras, Mapuches y Quinchamalinos de Chile participan en un encuentro magno con los artistas Totonacas del Centro de las Artes Indígenas, en el cual intercambian técnicas y saberes. Participan la Casa del Mundo del Algodón, a la cual han acudido maestros Mapuches y Aymaras; la Casa de la Alfarería Tradicional Totonaca, con alfareras de Quinchamalí; y la Casa del Corazón de la Madera, con visitantes Mapuches. En todos los casos, los visitantes son testigos y partícipes de este diálogo cultural

Durante los días del Festival, los creadores chilenos han experimentado las técnicas de los maestros Totonacas y han aprendido las labores que se desarrollan aquí.

Tesoros Humanos Vivos es un programa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (unesco) que fue adoptado en 2009 por el gobierno de Chile, primer y hasta ahora único país en Latinoamérica en implementarlo. Moira del Ponte, gestora en México de este esfuerzo apoyado por la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores chileno, explica la función de este programa:

—Tesoros Humanos Vivos tiene que ver con un reconocimiento que hace Chile a personas o a grupos de personas que tienen un saber patrimonial particular. En este caso son dos personas. Muchos de los que están acá también tienen un reconocimiento de Tesoros Humanos Vivos por el oficio que hacen, y para nosotros es muy emocionante ver a estas personas que han compartido mucho en las ferias donde han viajado juntos y que también son portadores de la cultura que tiene Chile. Pudieron ver que son escenarios muy disímiles y muy distintos uno de otro, entonces es una alegría que ustedes también puedan verlo y conocerlo.

Las dos personas a las que se refiere son los protagonistas de dos cortometrajes dirigidos por Sebastián Moreno con el fin de dar difusión a algunos de los ganadores de este galardón que se suma al orgullo de las comunidades por preservar su identidad y tradición. Se trata de la alfarera Dominga Neculmán y del escultor en piedra Alejandro González, la primera originaria de la comunidad Juan Mariqueo y el segundo de Toconao, en la región de Antofagasta.

Estos cortometrajes se presentaron en el Nicho de la Universidad Veracruzana, donde la delegación chilena recibió un reconocimiento por su participación en el encuentro magno con los creadores Totonacas. Rafael Silverio, coordinador de la iii Muestra Internacional “El Cine en la Cumbre”, es quien hace entrega oficial del reconocimiento que reza: “Al proyectar la esencia de las culturas que dialogan durante Cumbre Tajín, se confirma que el trayecto de nuestra luz es el principio de toda comunicación”.

En la Casa del Mundo del Algodón, Rogelia Castro ha aprendido el telar de cintura y le enseña a las Totonacas cómo trabaja ella con lana de alpaca. Ella es originaria de Colchane, comunidad de la provincia de Iquique ubicada en la cordillera que marca el límite entre Bolivia y Chile, y a pesar de lo lejana que está su tierra, la cercanía con la cultura Totonaca le llena el espíritu:

—Yo soy artesana de lana alpaca, trabajo en cuatro estacas los telares, y eso les estaba enseñando, y en el intercambio las técnicas son casi parecidas. Nosotros, por ejemplo, los telares los hacemos en el suelo con cuatro estacas, pero ellos lo hacen en pura cintura. Entonces acá son muy buenas personas las que nos han recibido, yo me encuentro muy familiar, como que estoy en mi zona aprendiendo con ellos, me encuentro así, como de un solo corazón.

Por su parte, Miriam, tejedora de crin, sabe que el arte que practica es único y se siente orgullosa y feliz de poder preservarlo y de que se conozca en el mundo:

—Yo soy tejedora en crin, es una tradición que en mi pueblo, llamado Rari, que queda en la Séptima región de Chile, tiene más de 200 años de historia, donde se ha ido transmitiendo de generación en generación esta técnica. Hemos sido declaradas Tesoros Humanos Vivos del Consejo de Cultura por este patrimonio que se hace solamente allá, no hemos encontrado una técnica igual a nivel mundial, y en Chile es una localidad muy pequeñita donde se trabaja.

“Estoy súper contenta de estar acá, este intercambio de cultura tremendo, me voy con una tremenda riqueza de todos los conocimientos que he adquirido. Las personas nos han recibido con mucho cariño, sobre todo en la Casa del Algodón, que nos han abierto sus puertas como si fuera nuestra casa y nos hemos sentido muy a gusto compartiendo con ellas conocimiento. Yo les enseñé la técnica de cómo trabajar el crin, cómo se hace el proceso, y hoy día acabo de terminar una pulsera con una de las maestras, y eso es impagable. Ese intercambio cultural es tremendo, yo estoy feliz, feliz, feliz”.

La mejor forma de resumir la experiencia de los creadores chilenos en el Totonacapan es con la frase final de Moira del Ponte, quien se llena de toda la alegría que están experimentando los artesanos del Cono Sur:

—Todo es fantástico. Estamos muy contentos, ellos están felices y con eso yo ya tengo el corazón llenito.

Así es Cumbre Tajín 2015.

Para saber más, visita www.cumbretajin.com

BOLETÍN INFORMATIVO Y FOTOGRAFÍAS FESTIVAL CUMBRE TAJÍN 2015

No comments yet.

Join the Conversation