foto-por-gerardo-romera

Hablar sobre Javier Corcobado no es fácil. No sólo porque su carrera sea tan increíblemente extensa o porque haya trabajado en (casi) todas las disciplinas artísticas, sino porque ha alcanzado un nivel de inspiración y de sabiduría que es difícil de explicar o incluso de resumir en un breve texto.

Hace ya treinta y tres años que él revolucionó, al frente de Mar Otra Vez y sus siguientes proyectos, el rock en este país, aún muy comprimido en los sonidos de la Movida, e incluso lo trasladó a México, donde llegó a vivir un tiempo y marcó el camino a otros artistas españoles como Bunbury o Nacho Vegas.

Javier Corcobado llevaba unos siete años sin publicar un disco «en serio» u «oficial», como se suele decir. Sí, habían aparecido distintas colaboraciones o volúmenes de versiones. También se editó «Los estertores de la democracia», que en realidad eran algunos cortes extraídos de su faraónica «Canción de Amor de un Día». Y seguro que hizo más cosas. Entre ellas, novelas y poemarios.

disco-fisico

Pero nada parecido a este impresionante y singular «Mujer y Victoria» (Lp. Industrias Bala / Gran Sol, noviembre de 2016). Por fin, un disco pensado y concebido como tal.

«Mujer y Victoria» se grabó el pasado verano en Valencia, en los estudios Stardust, con Sergio Devece a los mandos compartiendo la producción artística junto a Javier, y muestra el que es probablemente el mejor disco de la historia de Corcobado, acompañado de unos músicos sobresalientes y engrasadísimos: Julián Sanz, Juan Pérez Marina, Jesús Alonso y el propio Sergio.

De la dulzura de «Niña preciosita» a la locura eléctrica de «Apotemnofilia». De la bossa al rock más agresivo. Del susurro al grito desgarrado y desgarrador. Siempre con Corcobado entregándose y exhibiéndose como nunca y en todas sus facetas. Y dominándolas. No es madurez, es grandeza. Y amor, mucho amor, el eje sobre el que gira y crece el disco: «Sin corazón no hay pensamiento, sin corazón no hay nada», dice; o «La alegría que me da el amor me ha devuelto todo el candor». Hasta concluir con la victoria de la mujer: «De la mujer será la Victoria y así la felicidad será más duradera».

Corcobado ha vuelto. Y en mejor forma que nunca. Disfrutadlo. Sufridlo. Gritadlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.