unnamed

Si, como decía el poeta, uno es del tamaño de lo que ve, María Rodés es muy grande y así se muestra. Ella da una mirada transparente y despojada de prejuicios a un género que la barcelonesa sitúa en un contexto inédito, libre del histrionismo populachero que durante décadas lo ha estigmatizado, libre también de academicismo y regeneracionismo, libre de aspiraciones desmedidas.

Huyendo de su tendencia a lo dramático como compositora, María había retomado la vieja idea de grabar un disco de versiones y rebuscaba canciones que se hubieran hecho populares gracias al cine para dar forma a ese proyecto cuando, inopinadamente, se dio de bruces con la copla.

Ahora, María Rodés se reapropia de la copla. Con Que nadie sepa mi sufrir, la joven cantautora muestra su estilo fresco y directo. Así, María Rodés actualiza un género casi desconocido para las nuevas generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.