La mirada de Cobain, una reflexión sobre el suicidio

unnamed

*Del 22 al 25 de enero de 2015. Entrada libre

**Dirección de Marco Norzagaray

***Museo Universitario del Chopo

 

Bajo la dirección de Marco Norzagaray, La mirada de Cobain retoma la vida de Kurt Cobain, quien fue vocalista y líder del grupo de grunge Nirvana. Se trata de una investigación auto-referencial sobre una generación ausente que ronda los treinta años y una reflexión profunda sobre el suicidio.

En noviembre de 1993, el grupo Nirvana ofreció un concierto unplugged en vivo para la cadena de televisión MTV (Music Television). La última canción ejecutada fue Where did you sleep last night?, tema de folk del cantante Leadbelly. Poco antes de los últimos acordes de la canción, Cobain hace una pausa inesperada gira los ojos hacia arriba con una indecible mirada que se congela apenas un segundo, luego termina, y dice, buenas noches. No sabemos qué vio en ese momento, nadie lo sabrá.

El líder de Nirvana fue encontrado muerto el 5 de abril de 1994; de inmediato surgió un escándalo que planteó la hipótesis de un posible crimen pasional y un suicidio dudoso. La puesta en escena de Marco Norzagaray, más allá de realizar algún tipo de suposición en torno a su muerte, se centra en las interrogantes, ¿Qué miró Cobain en el minuto 3 con 55 segundos de la última canción de aquel concierto en Nueva York?, ¿qué visión de futuro, qué epifanía, qué conocimiento ulterior le fue revelado esa noche?

En la opinión de Marco Norzagaray el cantante vio una imagen compleja que de alguna manera le completó su mapa de vida y de ahí derivó en su muerte temprana. La mirada de Cobain es un laboratorio escénico que intenta encontrar una imagen propia de aquello que el cantante vio en ese instante, y así construir un dispositivo escénico que genere en el espectador sus propias imágenes. Propone dibujar un panorama complejo, completar al menos una parte de la geografía personal y quizá, pasados los 30 años, tener el temple suficiente para seguir adelante.

Al respecto Marco Norzagaray puntualiza:

La mirada de Cobain trata de mí, me encantaría poder decir que trata de mi generación, de aquellos que cumplimos 30 en 2013 o estamos por cumplirlos, de esta dichosa y muy publicitadacrisis de esa edad, pero estaría mintiendo o al menos estaría siendo presuntuoso. Mi generación no existe, después de la Generación X y de los poetas beats parecía que encontraríamos hogar en el grunge, en las letras que aparentaban poco o nada de sentido, en el ruido con furia, en una garganta desgañitada que se rajaba como la nuestra.

Luego Cobain muere y con él, para muchos de nosotros, muere el grunge, entonces los que nacimos a principios de los ochenta nos quedamos huérfanos de identidad, nos arropamos en identidades anacrónicas: el hipismo, el punk, el movimiento dark, el heavy metal o incluso la trova; saltamos de una a otra sin pudor y sin dejar amores en ningún puerto.

Yo crecí deseando una muerte temprana, pero no tuve tanta suerte. Quería pertenecer al club de los 27: Hendrix, Janis, Morrison, James Dean, etc. Ahora pienso que los genios mueren a los 27 porque así no les da tiempo de hacer pendejadas. Tengo 31, llevo 4 años de tiempo extra, 4 años que dejé atrás la posibilidad de ser genial.

La mirada de Cobain se presentará el jueves 22 y viernes 23, 20:00 horas; sábado 24, 19:00 horas; y domingo 25, 18:00 horas. Entrada libre.

No comments yet.

Join the Conversation