HIPNOSIS, EL FESTIVAL QUE NECESITÁBAMOS EN MÉXICO

Por: Ángel Santillán
Fotos: Toni François/Cortesía

La primera edición de Hipnosis, el primer festival de psicodelia y garage en México, estuvo lleno de grandes sorpresas y contó con un cartél de lujo que fue encabezado principalmente por Black Rebel Motorcycle Club, The Black Angels y Ty Segall.

La escena nacional también se hizo presente. Y el festival arrancó con la banda Virtual Haze, seguidos por Viv & The Sect y Cascabel. A partir de las 2:45 fue el turno de GØGGS, la nueva banda de Ty Segall, junto a Chris Shaw de Ex-Cult y Charles Moothart de Fuzz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Seguidos de The Mud Howlers, una banda que retoma los principios que rigieron la carrera de Muddy Waters y Led Zeppelin, retomando el noise estruendoso de las guitarras del rock clásico, aderezado con una inyección lírica bien matizada, entonada por una voz rasposa y arrastrada, para recordarnos que la escena del rock mexicano no ha muerto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En esta etapa, el festival empezó a tomar forma, cuando fue el turno de The Coathangers, de Atlanta. Esta banda de punk rock, conformado de puras chicas, mostró toda la fuerza del flower power en el escenario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Entrando la noche, fue el turno del muy esperado Ty Segall, quién demostró ser el rey del noise y garage de este año. Dando promoción a su disco Emotional Mugger, Segall llenó de energía el escenario, contagiándola de inmediato al público que demostró ser fiel seguidor del cantante coreando todas sus canciones y armando el mayor slam entre la gente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por fin había llegado a la máxima capacidad el deportivo cuando le tocaba el turno a The Black Angels, una banda estadounidense de rock psicodélico de Austin, Texas. Su nombre se deriva de la canción Velvet UndergroundThe Black Angel’s Death Song’. La banda demostró lo que es fluir en una presentación, acompañados de visuales que te hacían sentir en un viaje de LSD.

La banda decidió comenzar con ‘Currency’, seguido de ‘Bad Vibrations’  y ‘Prodigal Son’. El frío se empezaba a apoderar de todos, entonces decidieron hipnotizarnos con 9 temas más, que finalizaron con el single ‘Young Men Dead’ de su álbum Passover del 2006.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y por fin, llegó el momento que todos estábamos esperando desde que comenzó el festival… el turno de Black Rebel Motorcycle Club, que no habían visitado nuestro país desde el 2011. Y lo sabemos, fue una larga espera, pero valió la pena. La primera canción que tocó BRMC fue ‘Little Thing Gone Wild’, de su nuevo álbum que saldrá bajo el mismo nombre el próximo año. La gente no podía con la emoción cuando empezó a escuchar la guitarra de Robert Levon Been, que entonaba ‘Beat the Devil’s Tattoo’, seguida por un cover de The Call.

El concierto seguía y los fanáticos no dejaban de gritar y emocionarse por cada canción. A la mitad de la presentación, Robert dijo que “le dedicaba la siguiente canción a su actual presidente Donald Trump” y tocó ‘Jailhouse Rock’ de Elvis Presley. Después de 18 canciones, que sonaban mejor que los discos, BRMC cerró con ‘Whatever Happened to My Rock ‘n’ Roll (Punk Song)’.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Para finalizar con broche de oro, fue el turno de La Redada, quien puso a bailar a los pocos guerreros que pudieron aguantar el frío que acechó todo el Deportivo Lomas Altas haciéndonos temblar hasta los huesos, pero que igual también atestiguo el nacimiento de un gran festival exclusivo para nosotros, los amantes de este género, que tanto necesitábamos en México.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No comments yet.

Join the Conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.