FIDLAR, PUNK Y AIRES DE CALIFORNIA DE UN SHOW BRUTAL EN SALA

Desde Los Ángeles, California, Fidlar visitó tierras mexicanas por primera vez en un show demoledor y con un gran ambiente que cimbró todo el SALA, ubicado en calle Puebla de la colonia Condesa. Un evento que fue posible gracias a Hipnosis.

Los citadinos Carrion Kids, pusieron la entrada al garage punk tocando lo mejor de su repertorio y comenzando un pequeño slam con el público que se encontraba en la parte de adelante. Carrion Kids demostrando su gran recibimiento, cerraron su participación con un cover de Uncontrollable Urge de Devo.

Entre gritos y ovaciones la gente ya pedía la salida del cuarteto Fidlar compuesto por Elvis Kuehn en las vocales y guitarra, Max Kuehn en la batería, Zac Carper en la vocal y guitarras y Brandon Schwartzel en el bajo.

El momento llegó y el sonido del punk californiano se encendió al ritmo de Alcohol, Stoked And Brokey No Waves, esta última con la que varios se quitaron la camisa entre el slam y la lluvia de (espero que haya sido) cerveza que caía sobre muchos.

La cara de felicidad se notaba en los integrantes de Fidlar, más aún al hacerse notar el cariño de sus fans con cánticos hacia ellos durante todo su set en el que también tocaron ByMyself, Flake, WhyGeneration, Punks y CheapBeer, con la que cerraron brevemente y salir de escena para regresar con un corto encore en la que ejecutaron Cocaine y Wake BakeSkate, no sin antes hacer que todas las personas dentro de SALA se sentaran para saltar al comienzo de la rola.

Así, Fidlar concretó su primer presentación en México de la mejor manera posible; con un show cargado de garage punk californiano y aires de skate, presentando su más reciente material Almost Free de este año y tocando sus mejores temas del Too (2015) y Fidlar (2013) ante un público que se portó a la altura y desmadre de las circunstancias en el SALA.

No comments yet.

Join the Conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.