EL LUNARIO SE RINDE ANTE IZAL

Texto y fotografías: Fernando Pérez

El fenómeno musical del indie-rock español, IZAL, volvió a conquistar México, regresó un año más para en esta ocasión presentar su nuevo disco “Autoterapia”.

Durante una semana la banda española estuvo de gira por diversos medios de comunicación para dar promoción a su nuevo álbum y finalmente cerrar con un magistral concierto el pasado jueves en el Lunario del Auditorio Nacional, donde el recinto lució lleno de fans que no pararon de gritar durante todo el concierto.

La velada del 19 de abril la inició la banda colombiana Oh’laville, quienes con cinco canciones llevaron las emociones del público a lo más alto dejándolos listos para disfrutar de la banda esperada, IZAL.

Pasadas las nueve de la noche y ya con todos los instrumentos sobre la tarima del Lunario, las luces se apagaron y saltaron a escena, Alejandro, “Gato”, Alberto, Iván y Mikel para desatar la locura de todos los asistentes, quienes desde ese momento dejaron todo para disfrutar de las canciones que esta banda regaló durante hora y media de concierto.

Autoterapia, Ruido blanco y Copacabana iniciaron la noche, luego llegó un momento de Pausa con una de las canciones más lentas del repertorio de IZAL, para continuar con una de las consentidas del público Pequeña gran revolución. Posteriormente 4 canciones del disco “Agujeros de gusano” sonaron: Despedida, Hambre, Agujeros de gusano, Tóxica, mismas que dieron paso a Santa Paz de su más reciente disco “Autoterapia” y Tu continente.

Con la mitad del concierto acuestas, Mikel tomaba respiro entre canciones para poder continuar, ya que se venía el cierre y los momentos más enérgicos y emotivos de la noche, los cuales comenzaron cuando el vocalista comentó: para todo aquel mexicano o mexicana que siempre gritaba “toquen Los seres que me llenan“, desatando la locura del público que fue acompañada de los acordes de esta canción pues era la primera vez que la tocaban en México.

Seguido de este momento, Mikel pidió al público gritar que canción querían escuchar, la multitud respondió diciendo muchos de sus temas, pero al final, él dice haber escuchado que alguien gritó La increíble historia del hombre que podía volar pero no sabía cómo, siendo esta una de las canciones que el público esperaba sonara en el Lunario.

Con la energía en lo más alto, la noche comenzaba a llegar a su fin, por eso IZAL regaló Que bienPánico practico, Asuntos delicados y Magia y Efectos especiales, para salir del escenario y dejar a su público con ganas de más, por lo que bastaron unos cuantos segundos para que al coro de “¡Olé, Olé, Olé, Olé, Izal, Izal!” la agrupación regresara al escenario para cerrar una noche memorable.

La canción que siempre los acompaña no podía faltar, La mujer de verde comenzaba el encore de la noche, seguida de El Baile, poniendo a bailar a todos “los locos” que asistieron al Lunario, para cerrar con su más reciente éxito El pozo, dando con esta canción cerrojazo final a un concierto que quedará en la memoria de IZAL y de cada uno de los asistentes al primer Lunario de la banda.

GALERÍA FOTOGRAFÍCA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No comments yet.

Join the Conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.