Texto y Fotografías: Fernando Montes de Oca.

DSCF05371

 

Ilusión, frágil membrana que envuelve un momento que carece de dimensión; espacio y tiempo irrelevante cuando al frente de la mirada ocurre el delirante deseo de vivir.

Y es que si bien hubiera una palabra para describir la atmósfera que se vivió en la celebración de la Barranca por sus primeros veinte años,  se quedaría corta a opinión de los  incondicionales seguidores que hacen de cada verso compuesto por José Manuel Aguilera su  manual del bien morir viviendo y el mal amor que se niega a matar.

De lo que estoy seguro es que no  fue un eclipse de memoria por que a cada canción venia un recuerdo y una nueva canción que sugería la siguiente y de manera exponencial crecía la euforia de los fieles en aquella taberna citadina venida a teatro en las calles de una ciudad que no dejaba de llorar a la menor provocación de una guitarra.
DSCF05751
Por el escenario del «Esperanza Iris» no solo caminaron versos y notas, se reflejaron sombras de historias. De las mas nuevas con la sangre joven que integra a la banda siempre liderada por  el incasable José Manuel, pero nunca dejando de lado esa Sangre Asteka que recorre todo su  cuerpo, resonando con el acordeón de Humberto Álvarez que sigue fiel a la resistencia o la inmensa silueta de dulces notas que proyecta Cecilia Toussaint y en el timón, guiando a la tropa como en el principio de este camino a la barranca estaba Alfonso André.

Si fue un trance no lo quiero saber, al final la ilusión no debería de romperse.

DSCF06581

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.